Pro Mujer

Inversión con enfoque de género

Pro Mujer

Inversión con enfoque de género

Regional / Fundación

PROMUJER - FOTOS LEON - DIC 2021 --076.jpg

Pro Mujer es una empresa social que desde hace más de 32 años trabaja por avanzar hacia la igualdad de género en América Latina. Su objetivo es que las mujeres alcancen su máximo potencial, mejoren sus condiciones de vida y se conviertan en agentes de cambio para sus comunidades. Pro Mujer opera a través de un modelo holístico e integral que busca habilitar la inclusión financiera de las mujeres de América Latina, ampliar su acceso a servicios de salud y brindarles oportunidades de capacitación y emprendimiento.

Captura de Pantalla 2022-10-03 a la(s) 6.36.01 p. m..png
 

Descripción general

La inclusión financiera con enfoque de género es uno de los principales retos en todo el mundo, en la medida que los servicios financieros no son asequibles ni están diseñados para ajustarse a las necesidades de personas con bajos ingresos. Según el Banco Mundial, 2000 millones de adultos en todo el mundo carecen de una cuenta bancaria básica, principalmente por la falta de recursos financieros disponibles1. Esto es especialmente preocupante en países en vías de desarrollo, donde una mayor parte de la población tiene bajos ingresos y donde, sobre todo, las mujeres son excluidas del sistema financiero formal.

Para el 2018, en América Latina y el Caribe, “solo el 49 % de las mujeres tenía una cuenta bancaria, el 11 % ahorraba y el 10 % disponía de un crédito”2. Lo anterior refleja el reto de la inclusión financiera en relación con el conocimiento y las capacidades que tienen las mujeres para potenciar su desarrollo productivo, personal y familiar.

Al hablar de inclusión financiera es importante considerar que la brecha de género juega un rol fundamental en el empoderamiento y la autonomía económica de las mujeres.

Una de las organizaciones pioneras en la promoción de la inclusión financiera con enfoque de género en América Latina es Pro Mujer, cuya misión es “empoderar a mujeres de escasos recursos para que alcancen su máximo potencial”, y lo hace a través de un enfoque holístico que incluye el acceso a servicios financieros, de salud y capacitación3. Pro Mujer fue fundada en 1990 en Bolivia y hoy también tiene presencia en Argentina, Guatemala, México, Nicaragua y Perú. Para la consolidación regional de la organización se han creado distintas entidades en cada país, garantizando la oferta de productos financieros  tradicionales y digitales, así como los servicios de salud y bienestar, educación y emprendimiento que diferencian y caracterizan a Pro Mujer.

La organización parte de una premisa que sustenta su misión, portafolio e impacto esperado:

"La inclusión financiera con enfoque de género tiene un impacto significativo no solamente en

la situación económica de las mujeres, permitiéndoles ampliar, diversificar, mejorar la calidad

de su producción y aumentar la productividad, sino que también tiene un efecto directo en

el bienestar de sus familias en términos de reducción de la pobreza y un mejor futuro para

los hijos, al generar ingresos que son destinados al acceso a servicios básicos como salud,

educación, agua potable y saneamiento, entre otros"4.

 

De esta manera, se ve a la mujer como un agente de cambio para combatir la pobreza y promover el desarrollo.

"Si bien con los servicios financieros que brindamos se logra generar un resultado positivo, el

mayor impacto de Pro Mujer se da mediante el modelo holístico que nos caracteriza, basado

en proveer microcréditos, oportunidades de capacitación y servicios de salud. Creemos

firmemente que si las mujeres recibieran un crédito sin la educación financiera básica, sin

fortalecer sus habilidades para manejar su negocio y sin poner atención a su salud física y

mental, no estaríamos generando un cambio sostenible y sustentable a largo plazo."

Rolando Schmidt 

CFO de Pro Mujer.

 

El impacto de Pro Mujer se enfoca en tres pilares: inclusión financiera, servicios de salud y bienestar, y 

oportunidades de capacitación y emprendimiento. El primero constituye un aspecto fundamental ya que considera que el acceso a capital y crédito es el mecanismo que permite que las mujeres obtengan un papel de mayor liderazgo dentro de la familia y sus comunidades al convertirse en aportantes directas de ingresos. Esto responde a evidencia concreta de los últimos años, que indica que el crédito de mayor demanda en un país como Bolivia es el microcrédito, el cual tiene “la mayor participación (aproximadamente 30 %) en el saldo de cartera total del sistema financiero”5.

Para llevar esto a cabo, Pro Mujer tiene un portafolio que incluye créditos otorgados a través de banca comunal, créditos individuales y servicios de salud y educación. Los créditos se otorgan mediante las entidades microfinancieras de los respectivos países. La metodología de banca comunal es uno de los servicios financieros para asociaciones de grupos de mujeres que solicitan créditos para sus pequeños emprendimientos6. En estos créditos, que en promedio son aproximadamente de USD 1000, el grupo de personas asume la garantía solidaria, mancomunada e indivisible de todos los asociados. Además, Pro Mujer ofrece créditos individuales, los cuales representan un 25 % de la cartera. En los últimos años Pro Mujer se encuentra desarrollando productos financieros digitales para ajustarse al contexto y a las necesidades de las mujeres.

"Pro Mujer ofrece una propuesta de valor holística. No solo otorga créditos, sino que les  brinda a las mujeres de América Latina capacitación en temas de manejo de dinero, ahorro, toma de decisiones en sus negocios, familia, y se les provee la oportunidad de obtener servicios de salud de calidad a un costo accesible para ellas".

María Liliana Mor

Directora de Alianzas Estratégicas y Desarrollo de Pro Mujer.

 

Los servicios de educación y salud son igual de relevantes que los financieros. Requieren de capital filantrópico para mantener los programas vigentes en el tiempo y se brindan en muchos casos por medio de entidades sin ánimo de lucro que hacen parte de Pro Mujer.

Captura de Pantalla 2022-09-28 a la(s) 3.36.58 p. m..png
Captura de Pantalla 2022-09-28 a la(s) 3.36.58 p. m..png

Servicios de salud: se ofrecen para proveer atención médica preventiva a las beneficiarias y sus familias.

 

Oportunidades de educación: Pro Mujer ofrece capacitaciones y soporte personalizado en áreas como educación financiera, fortalecimiento de emprendimientos, prevención de violencia basada en género y masculinidades, entre otros temas.

1 Azar, K., Lara, E., Mejía, D. (2018). Inclusión financiera de las mujeres en América Latina. Corporación Andina de Fomento (CAF) (p.7). Consultado aquí.

2 Azar, et. al, (2018). Inclusión financiera de las mujeres (p. 7).

Pro Mujer (2020). Memoria Anual 2019. Consultado aquí.

4 Ibid.

5 Ibid. 

6 Creada en 1998, la banca comunal representa el 75% de la cartera de toda la organización.

WhatsApp Image 2022-02-13 at 20.48.41.jpeg

Aspectos innovadores

 

Pro Mujer ha logrado adaptarse, innovar y mantenerse relevante a través de sus 32 años de existencia, siempre enfocada en generar impacto social y mantener una sostenibilidad financiera a largo plazo. Actualmente, la organización se ha destacado de manera particular por su estructura organizacionalregional —mediante la cual se ha consolidado como grupo—, por las diferentes fuentes de financiamiento que recibe y por la transformación digital que ha impulsado de manera transversal.

Pro Mujer comenzó su trayectoria en Bolivia en 1990. De forma paralela se comenzaron a abrir operaciones en otros países y posteriormente se trasladó la sede principal a la ciudad de Nueva York. Esta decisión, ligada al hecho de que una de las fundadoras de la organización es estadounidense, permitió conectarla con el ecosistema de filantropía e inversión de impacto internacional. 

Sin embargo, la presencia transnacional de Pro Mujer supuso retos en términos estratégicos y operativos  ya que no había lineamientos generales definidos para todas las entidades que conformaban la organización. Por esa razón, en 2019 se realizó desde la sede principal en Estados Unidos un ajuste estratégico que permitiera mayor centralización de la organización, logrando así homologar lineamientos regionales en las diferentes áreas y un enfoque más sólido sobre su sostenibilidad.

Otro aspecto que facilitó la centralización estratégica de Pro Mujer fue la transformación digital que inició en 2017. Ante los cambios globales y en el sector, se identificó la necesidad de adaptación mediante  herramientas digitales y tecnológicas que facilitarán, automatizarán y potenciarán los procesos en toda la organización. En el ámbito interno se introdujo software y plataformas digitales que disminuyeran costos en las operaciones y aumentaran la eficiencia de los equipos. También se realizaron inversiones para fortalecer el equipo de innovación y tecnología y el análisis de datos.

Además de la optimización y digitalización de procesos, se identificó la oportunidad de diseñar servicios digitales enfocados en las mujeres. Así, Pro Mujer se alió con la CAF y Accenture, quienes brindaron asistencia técnica para dar inicio a la transición a servicios y plataformas digitales. Dentro del portafolio de Pro Mujer se encuentran los siguientes productos y servicios digitales:

Captura de Pantalla 2022-10-25 a la(s) 4.30.04 p. m._edited.jpg

Mujeres Online: su objetivo es expandir el acceso de las mujeres a fortalecer sus habilidades digitales. El proyecto se desarrolló entré 2019 y 2021 en Bolivia en alianza con CISCO Networking Academy. Se otorgaron más de 1000 becas para mujeres y niñas en el curso de habilidades digitales.

Chatbot de educación financiera: se lanzó en Nicaragua para brindar un acceso sencillo a la información

básica de educación financiera.

Billetera móvil: se creó una aplicación móvil que permite a las mujeres aplicar a créditos colectivos e individuales. Es un proceso que toma entre 10 y 15 minutos, sin la necesidad de hacer ninguna gestión presencial.

Plataforma de crowdfunding para emprendedoras: en alianza con MICROWD se amplió el apoyo a las emprendedoras en Perú mediante una plataforma virtual sencilla e intuitiva.

Se lanzó la plataforma digital Emprende Pro Mujer, que brinda capacitación y asesoría personalizada a las emprendedoras que buscan la autonomía económica en todo la región.

Se lanzo Pro Mujer Digital en México: una plataforma de servicios financieros multicanal enfocada en mujeres que busca brindar acceso al crédito sin restricciones y llegar incluso a zonas remotas o rurales.

Captura de Pantalla 2022-10-25 a la(s) 4.30.04 p. m._edited.jpg
Captura de Pantalla 2022-10-25 a la(s) 4.30.04 p. m._edited.jpg
Captura de Pantalla 2022-10-25 a la(s) 4.30.04 p. m._edited.jpg
Captura de Pantalla 2022-10-25 a la(s) 4.30.04 p. m._edited.jpg
Captura de Pantalla 2022-10-25 a la(s) 4.30.04 p. m._edited.jpg

Más allá de la unificación estratégica que se llevó a cabo en Pro Mujer, se mantienen diferencias respecto a cómo las distintas entidades están constituidas, lo que responde a los marcos legales de cada país. En general, para poder otorgar los créditos se crea una figura con fines de lucro que pueda operar dentro de la regulación nacional y de forma paralela se crea otra entidad sin ánimo de lucro que tiene la capacidad de proveer los servicios no financieros de Pro Mujer. De esta manera, las ONG que se crean son brazos extendidos de la estructura de la organización, es decir, estas entidades actúan como organizaciones con propósito social (OPS) que entregan directamente los servicios no financieros a las beneficiarias finales.

Además de las posibilidades que se generan con estas figuras legales para la operatividad de las entidades de Pro Mujer, tal flexibilidad permite movilizar diferentes mecanismos de financiación. Por un lado, se manejan de manera transparente las utilidades de los créditos, los cuales se reinvierten en el negocio; y por el otro se habilita la posibilidad de recibir capital filantrópico, con el cual se subsidian parte de los servicios no financieros y se desarrollan diferentes iniciativas para potenciar el impacto en las beneficiarias. En Estados Unidos se destaca el valor de tener una entidad sin fines de lucro a través de la cual se recibe más del 70 % de las donaciones de Pro Mujer, proveniente principalmente de entidades corporativas y fundaciones privadas.

Pro Mujer recibe capital filantrópico en su casa matriz, desde donde se invierte para el desarrollo y crecimiento general de la organización y sus programas de emprendimiento, capacitación y salud preventiva. Parte de esos fondos filantrópicos se destinan a las entidades que necesitan soporte para continuar desarrollando los programas en los diferentes países, pero además las entidades del nivel local también movilizan capital filantrópico para apalancar la sostenibilidad de sus programas de propósito social. Por otro lado, Pro Mujer hace uso de instrumentos de inversión de impacto, por ejemplo tiene importantes coinversiones con Deetken Impact y a través del ILU Women’s Empowerment Fund financia más de veinte emprendimientos con enfoque de género en América Latina. Adicionalmente, recibe préstamos de bancos y fondos.

En el contexto de los servicios financieros, Pro Mujer Bolivia se destaca al representar cerca del 70 % de la cartera de toda la organización. Además, se diferencia de la estrategia de fondeo en otros países ya que el 90 %8 de su financiación proviene de bancos y fondos locales9. Pro Mujer Bolivia también se financia por medio de la titularización10 y con entidades del exterior. Este caso específico muestra por qué cada entidad de la organización, de acuerdo con el contexto nacional en el que se encuentra, tiene la capacidad de adaptarse dentro del ecosistema de inversión, tanto para conseguir el financiamiento como para otorgarlo.

7 Para conocer de forma más detallada la estructuración de Pro Mujer se pueden consultar los estados financieros auditados de la organización para el 2021: https://promujer.org.bo/assets/material-extra/bo/ASFI/INFORMES/Estados_financieros/ EEFF-al-31-de-Diciembre-del-2021.pdf

8 Cifra para el 2019.

Esto se debe principalmente a que en los últimos años ha mejorado la calificación de riesgo de Pro Mujer y a que la tasa efectiva de las monedas en que recibe financiación internacional es muy costosa.

10 Proceso llevado a cabo por primera vez en la Bolsa Boliviana de Valores en 2018, en el cual se recaudaron USD 17,5 M.

 
 
 
WhatsApp Image 2022-02-13 at 20.48.42 (3).jpeg

Aprendizajes

Pro Mujer identifica el reto de lograr una medición de impacto más profunda, que refleje los resultados integrales en las beneficiarias y sus comunidades, más allá de los indicadores puramente económicos. Para enfrentar este desafío, la organización creó un data warehouse, e invirtió en la contratación de especialistas en datos y en medición de impacto social. Con ello continúa con su apuesta por la innovación y la transformación digital como canal efectivo para la inclusión social con perspectiva de género.

Además, en la actualidad busca generar más oportunidades, a través de la generación de diversos instrumentos financieros desarrollados con enfoque de género, para el segmento del missing middle - pequeñas empresas que tienen requerimientos de capital muy elevados para ser cubiertos por las microfinanzas, y a la vez muy pequeños, o percibidos como riesgosos para otros tipos de financiamiento como el sistema bancario tradicional.