FIS Ameris

Un fondo de inversión que prioriza el impacto socioambiental

FIS Ameris

Un fondo de inversión que prioriza el impacto socioambiental

Chile / Inversor

img1 (9).jpg

El Fondo de Inversión Social de Ameris Capital (FIS Ameris) ha contribuido a desarrollar el ecosistema de inversión de impacto en Chile desde su apuesta de impacto primero (impact first), enfocada en apoyar iniciativas con impacto social y ambiental.

fis 1.png
 

Antecedentes y contexto

Chile ha presentado un crecimiento y desarrollo económicos atípicos con respecto a los demás países de la región. En 2010 se convirtió en el primer país latinoamericano en unirse a la OCDE, lo que en su momento representó un reconocimiento internacional destacado, luego de dos décadas en las que se habían reformado el sistema democrático y sus políticas económicas. El país alcanzó un crecimiento anual de 5 % entre 1980 y 2010¹.

Este crecimiento económico sólido y sostenido le ha permitido amortiguar el volátil contexto internacional y también ha contribuido a la reducción de la pobreza². Sin embargo, el 17 % de la población sigue viviendo en pobreza relativa³ por carencia de ingresos. La desigualdad sigue siendo un reto para Chile, como se puede notar en su coeficiente de Gini, que sigue por encima de más de la mitad de los países de la región y para 2017 se ubicaba en 0,44 ⁴.

Lo anterior ha representado una alta desigualdad en la “oferta de servicios de educación y atención de salud y la segregación de los mercados laborales”⁵. De alguna manera, eso se ha visto reflejado en unos grupos poblacionales que perciben pocas oportunidades, mientras que quienes han tenido mayores ingresos siguen incrementando sus ganancias⁶. “En 2016, las familias chilenas de alto patrimonio crecieron hasta llegar a un total de 119 que concentran 15 % de la riqueza nacional”.

FIS Ameris innovó la manera de abordar los problemas sociales y ambientales de la base de la pirámide al intermediar capital privado hacia instituciones sociales y/o ambientales.

Este complejo panorama de desigualdad y concentración de la riqueza fue uno de los motivos para buscar innovar los mecanismos para la generación de impacto social y ambiental de las familias de alto patrimonio, proporcionándoles una nueva herramienta, escasamente conocida para entonces en el país: la inversión de impacto. Ello representaba un cambio de paradigma con el cual se buscó que los inversionistas chilenos lograran un cierto retorno financiero, generando impacto social y/o ambiental.

Así, en 2010 Claro y Asociados, hoy Ameris Capital, una empresa de servicios financieros, decidió apostarle a la iniciativa, lo que dio inicio a los Fondos de Inversión Social de Ameris (FIS Ameris). Este fue el primer fondo de inversión privado de impacto primero, creado con el objetivo de invertir en empresas y organizaciones sociales y/o ambientales que presentarán una necesidad de financiamiento para crecer, potenciar su impacto, y lograr su autosustentabilidad.

¹OCDE (2010) “Chile, primer país sudamericano en unirse a la OCDE”. Nota de prensa Publicada aquí
²Banco Mundial (2020) “Chile Panorama general”. Encontrado en
³La pobreza relativa de ingresos se refiere a la proporción de personas con ingresos familiares disponibles inferiores al 50% de la mediana nacional (OCDE, 2020, 2) OCDE (2020) “¿Cómo va la vida en Chile?” en Better Life Initiative Country. Encontrado en
⁴Banco Mundial (2020) “Chile Panorama general”. Encontrado en
⁵Banco Mundial (2020) “Chile Panorama general”. Encontrado en
⁶“Al año 2015, el 10% con mayores ingresos del país ganaba 26 veces más que el 10% con menores ingresos” (Banco Mundial, 2020)

foto1 (3)11.jpg

Descripción

 

FIS Ameris innovó la manera de abordar los problemas sociales y ambientales de la base de la pirámide al intermediar capital privado hacia instituciones sociales y/o ambientales utilizando la estructura de un fondo de inversión privado, un vehículo ampliamente conocido en los mercados financieros. Así, con un funcionamiento de financiación de proyectos, este fondo desarrolla instrumentos financieros efectivos con triple impacto (social, ambiental y económico).

Al ser pionera de la inversión social en Chile y de la utilización de mecanismos financieros del sector privado para ello, FIS Ameris cumple el papel de articulador y gestor de dicha industria. Esto ha representado oportunidades de fortalecimiento y crecimiento para muchas organizaciones que, al encontrarse en una etapa temprana de gestión, no pueden acceder al sector financiero tradicional.

Empresas y organizaciones con o sin ánimo de lucro con al menos dos años de ejecución pueden ser sujeto potencial de financiación con FIS Ameris, en tanto busquen una escala de operaciones que les permita ser financieramente sostenibles y que, por medio de dicha operación, logren un impacto social y/o ambiental con los servicios o productos que ofrecen.

Lo anterior supuso un cambio de paradigma para los inversionistas y las family offices, para los cuales los recursos destinados a filantropía hacen parte de una billetera distinta a la de las inversiones. Por esto, como lo explica Maria José Montero, Directora Ejecutiva y Fundadora de FIS Ameris, la empresa busca llegar directamente a los dueños de los recursos, y no a intermediarios, para que tengan la posibilidad de tomar la decisión de unir la billetera de filantropía con la de la inversión.

Empresas y organizaciones sin ánimo de lucro con al menos dos años de ejecución pueden ser sujeto potencial de financiación con FIS Ameris.

En 2010 se inició el proceso de constitución de FIS 1.0 con USD 4,5 millones, y terminó en 2020. Desde el momento en que se creó, se pensaba en una lógica de donaciones para la generación de impacto social. Este primer fondo permitió demostrar que había una forma distinta de invertir y de actuar en alianza para lograrlo. El principal ejecutor era Ameris Capital, que proporcionó apoyo no financiero para la consolidación y ejecución del fondo con el concurso del talento humano de distintas áreas de la compañía.

Una alianza que resultó muy importante para ese primer momento se celebró con la Fundación Avina, la cual permitió potenciar las redes internacionales y expuso a FIS Ameris en la conversación del ecosistema. Además, como bien lo señala la Directora Ejecutiva de FIS Ameris, contaron con aliados estratégicos multisectoriales que creyeron en este nuevo concepto de primero impacto mediante un fondo de inversión privado. Entre estos se encuentra CORFO, Agora Partnerships, Casa Co, Fundación Más, Initiative 2020, Simone de Cirene, Sistema B, Youth Action Net Chile, TechnoServe, la Universidad Católica de Chile, Carey Abogados, personas de la banca privada y NESsT (ver el caso de Perú en este informe), entre otros.

foto2 (4)11.jpg
 

Implementación

Desde un principio, el fondo se ha pensado a partir de proyectos, no sólo desde las inversiones o de la financiación otorgada, pues más allá del apoyo financiero, la meta está en la autosostenibilidad de la organización. Por esa razón, para hacer una buena elección de las entidades que potencialmente pueden alcanzar dicha meta hay unos criterios rigurosos que FIS Ameris considera para el cumplimiento del principio de impact first. Estos son actualmente:

  • Modelo de negocios probado y (potencialmente) rentable.

  • Orientada a resolver un problema de la base de la pirámide. La organización está comprometida con generar un impacto social y/o ambiental positivo.

  • Equipo de excelencia 100 % dedicado.

  • Sociedad válidamente constituida en Chile.

  • Dos años de ventas.

  • Estados financieros auditados del último año de operación⁷.

  • Teoría de cambio e indicadores de resultados socioambientales.

  • Propuesta de inversión de por lo menos USD 360.000 (UF 10.000) para su crecimiento.

  • Desarrollo de un modelo financiero y estructura legal de inversión.

Si la empresa o institución social cumple con los criterios, es potencialmente elegible para recibir financiación. De las organizaciones que cumplieron los criterios para FIS 1.0 se eligieron siete⁸: Late, Techo, Lumni Chile, Promoeduc, La Protectora de la Infancia, CEIA Quimahue, y Chile Recicla.

A partir de la selección, el proceso para hacer efectiva la inversión tardó entre tres meses y hasta algo más de un año, dependiendo de si la organización tenía capacidades iniciales o, de lo contrario, se ofreció un proceso de apoyo para que alcanzara el nivel de preparación necesario.

Y desde FIS 2.0 se hizo una modificación en los requerimientos de información y documentos, para que en caso de que una organización no tenga los estados financieros auditados o requiera mejorar su gestión socioambiental y/o legal, pero sí cumpla con los criterios, pueda ser “potencialmente elegible para preinversión, período en el cual deberán cumplir con la totalidad de los requisitos para acceder a la etapa de inversión”⁹.

Dicha preinversión es de USD 40.000 en promedio y fue creada a partir de las experiencias y lecciones aprendidas del primer fondo, pues encontraron que era una buena opción para mitigar riesgos y aumentar el aporte a otros proyectos con más capacidades instaladas, manejando de forma eficiente el capital del fondo.

A partir de la selección, el proceso para hacer efectiva la inversión tardó entre tres meses y hasta algo más de un año.

Financiamiento a la medida

Las inversiones de este fondo son de alto riesgo y desde un principio se piensan dentro de la lógica del capital paciente. Para el primer fondo, los inversionistas consideraban esos recursos casi como una donación en la medida que desconocían el instrumento y, por el riesgo que este implicaba, no esperaban un retorno financiero.

Las inversiones de este fondo son de alto riesgo y desde un principio se piensan dentro de la lógica del capital paciente.

No obstante, sí recibieron un retorno económico, lo que representaba un éxito para el inversionista pues había logrado un impacto socioambiental y además un retorno económico. Por ello, la mayoría de los inversionistas de FIS 1.0 decidieron hacerlo de nuevo en FIS 2.0, en el que el monto promedio de las inversiones es de USD 750.000.

En el primer fondo, aproximadamente un 50 % de la financiación otorgada era deuda, un 30 % capital accionario y 20 % notas convertibles en acciones. Esto se definió de acuerdo con las particularidades y necesidades de cada caso, pero según se ha visto con el tiempo los mecanismos híbridos han sido los mejores para FIS Ameris pues permiten atender a las particularidades de las organizaciones con propósito social (OPS) de forma más flexible y a la medida.

"Hoy en día hemos invertido en un total de 19 proyectos. En algunos, hemos entrado con capital accionario (equity), deudas convertibles y otros con deuda. En algunos casos sabemos que en el sector financiero tradicional no serían financiados. Meterse en impact first tiene muchos desafíos y un trade off entre rentabilidad e impacto".

María José Montero.

Apoyo no financiero

La construcción, diseño y ejecución de FIS Ameris en sí mismo se logra a partir del apoyo no financiero de múltiples actores. Para el primer fondo sobre todo, personas de Ameris Capital apoyaron su estructuración. Además, la participación probono de los miembros del comité de inversión, quienes se han reunido mensualmente durante diez años, constituye un apoyo intelectual y humano fundamental. Las diferentes miradas, conocimientos y experiencias de quienes lo componen representan un punto clave para el buen funcionamiento de FIS Ameris.

Ahora, en cuanto al apoyo brindado a las organizaciones del portafolio, se diseña de acuerdo con las necesidades y particularidades de cada caso. Los tipos de apoyo ofrecidos son en el plano estratégico, participando de las juntas directivas, de gestión, legal, financiero, técnico y de impacto según la necesidad. A partir de la experiencia del primer fondo se vio que era fundamental apoyar el fortalecimiento del modelo de gobierno, así como se llegó a la conclusión de que en todos los casos es necesario el apoyo en la gestión y la medición de los resultados de impacto.

⁷En un principio, pedían 3 años de estados financieros auditados, pero se dieron cuenta de que era una demanda muy exigente para el tipo de organizaciones con las que trabajaban, por ello hicieron el cambio a 1 año para FIS 2.0.
⁸En el siguiente enlace pueden ser consultadas las organizaciones elegidas para FIS 1.0 y FIS 2.0: Consultado aquí
⁹Encontado en la página web de FIS Ameris: Consultado aquí

foto3 (2)11.jpg
 

Resultados

FIS Ameris revisa periódicamente las variables sociales y ambientales mediante una evaluación interna y otra externa. Para la primera se evalúan: i) los indicadores de impacto definidos a partir de los resultados esperados de la teoría de cambio de cada organización y tomando como referencia el repositorio de indicadores IRIS+; ii) metas de los ODS; iii) una mirada transversal al enfoque de género de la institución¹; y iv) la inclusión de prácticas ASG (ambientales, sociales y de gobierno corporativo) en su gestión. Los resultados acumulados, directos e indirectos, de la medición interna entre 2010 y 2020 son:

  • USD 14 millones de capital administrado en dos fondos de inversión.

  • 19 proyectos socioambientales financiados y apoyados.

  • 37 aportantes/inversionistas.

  • Más de 500.000 personas directamente beneficiadas.

  • 19.429 toneladas de residuos recuperadas.

  • 1372 puestos de trabajo de las organizaciones del portafolio.

  • 924 mujeres directamente contratadas por las organizaciones del portafolio.

Ahora bien, la evaluación externa se realiza anualmente, mediante un tercero legítimo que valida los resultados del portafolio con su propio modelo de evaluación. Entre 2012 y 2019 se realizó esta evaluación con GIIRS¹¹. En 2016 y 2017, FIS Ameris quedó en el ranking de los diez mejores fondos de inversión de impacto en el mundo, lo que demostró el buen trabajo realizado.

A partir del 2020 se comenzó a realizar el proceso de evaluación con Sistema B
¹², según el cual en 2019 el portafolio presentó un alto desempeño en sus resultados generales, con un promedio superior al de otras empresas de Chile¹³. Los resultados operacionales y de Modelos de Negocio de Impacto (MNI) son bastante similares¹. “Se destaca que todas las organizaciones del portafolio cuentan con procesos y estructuras que desde la óptica de la Evaluación de Impacto B son propias de un MNI, lo que habla de la orientación intencionada de generación de impactos positivos con la que cuentan transversalmente las organizaciones que conforman el portafolio evaluado”¹.

En 2016 y 2017, FIS Ameris quedó en el ranking de los diez mejores fondos de inversión de impacto en el mundo, lo que demostró el buen trabajo realizado.

 

Aprendizajes y Perspectivas

Para FIS Ameris es un reto crecer como fondo, aumentar el tamaño de losaportes de inversión, la oferta y la demanda, manteniendo el enfoque de primero impacto, pues en el momento tiene una capacidad limitada que le permite enfocarse únicamente en proyectos pequeños. Y en los proyectos existentes y los que vienen se reconoce la necesidad de seguir involucrándose en los directorios de las organizaciones financiadas.

También representa un desafío lograr un mayor retorno financiero para los inversionistas, en tanto identifican que lo están demandando en mayor medida. Y si bien hay indicios de que se está profesionalizando la industria y lograron que un inversionista institucional se sumara, también buscan aumentar la red de inversionistas.

En términos de percepción cualitativa, la directora de FIS Ameris subraya como resultados destacados la contribución para crear una industria de inversión con enfoque de impacto en Chile, la capacidad de insertar una mentalidad de reportabilidad y medición de impacto en las organizaciones del portafolio, la autosustentabilidad de entidades que anteriormente era dependientes de donaciones, la consolidación de una red de inversionistas¹ y el trabajo ecosistémico mediante alianzas con diferentes actores.

¹⁰El enfoque de género no es un objetivo en sí mismo para FIS Ameris, mas sí es tomado en cuenta para el análisis, en base a las recomendaciones de BID Invest.
¹¹La empresa estadounidense GIIRS, fue la empresa estadounidense más utilizada entre fondos de inversión de impacto hasta que cerró su operación con ese tipo de fondos en 2019.
¹²Esta es la filial de la estadounidense B Lab, que evalúa resultados sociales y medioambientales de empresas que operan en mercados desarrollados y emergentes alrededor del mundo Consultado aquí
¹³En el siguiente enlace se encuentra el informe completo de la evaluación de Sistema B para el año 2019 Consultado aquí
¹⁴Existe una alta variedad en la forma en que las organizaciones del portafolio generan impactos positivos significativos a través de su modelo de negocio, sus desempeños son similares, obteniendo todos puntajes cercanos a los 40 puntos a través de MNI.
¹⁵Se encuentra en el informe de impacto de FIS Ameris, elaborado por Sistema B para el año 2019. No es de acceso público.
¹⁶En FIS 1.0 hubo 21 inversionistas, de los cuales la mayoría volvieron a invertir en FIS 2.0.

Permanece el desafío de cambiar la mentalidad y el paradigma para adoptar una cultura de la medición, con actores capacitados y habilitados en todos los frentes.

En cuanto al ecosistema hay retos sobre cómo escalar la industria, seguir haciendo difusión y mantener un mapeo de este. Además, permanece el desafío de cambiar la mentalidad y el paradigma para adoptar una cultura de la medición, con actores capacitados y habilitados en todos los frentes, tanto desde la óptica del inversionista como desde las miradas del ente regulador, el Estado y los inversionistas.

"Dado el contexto actual todos debemos cuestionarnos la forma en que hemos venido haciendo las cosas, la inversión de impacto es una oportunidad para el mundo financiero de aportar, desde lo que sabe hacer, a una reactivación sostenible".

María José Montero.

Por otra parte, como fondo, FIS Ameris ha buscado dar continuidad a la propuesta de inversión primero impacto, pues no reconoce muchos otros actores que puedan dar esa continuidad, y por eso, creó la versión 2.0. Actualmente se encuentra levantando fondos para FIS 3.0.